Donde las calles no tienen nombre

thriller domestico


Donde las calles no tienen nombre de Mónica Rouanet


Reseña:  María del Pilar González de Ayala es el nombre de la protagonista de esta historia. Se describe como una mujer de 35 años, sometida hasta el momento, a la tutela de una madre despótica, egoísta y asfixiante. La muerte de su padre y el accidente fatal de su novio, que poco tiempo antes, la dejara vestida en el altar le dan las fuerzas necesarias para huir del yugo materno y convertirse en otra mujer. Ansiosa por saber cómo ocurrió verdaderamente el accidente sufrido por  su padre, inicia una pesquisa que la llevará a descubrir sórdidos secretos familiares y la verdad sobre las misteriosas muertes.

Comentario: “Donde las calles no tienen nombre” es una obra difícil de encasillar, se presenta como una novela costumbrista con una fuerte crítica social a la rancia burguesía madrileña, revestida de una hipocresía acartonada y clasista, que está muy bien  representada en la figura de Doña Pilar. Una denuncia social que  deriva en una novela negra donde el asesinato se disfraza de accidente.
Además la consistencia de los personajes, en especial el de María, nos remite a una novela psicológica donde la protagonista le da batalla permanente a sus propios miedos e inseguridades y esta vertiente de la trama se entrelaza con la del género de autoayuda.
“Al toro, por los cuernos” es la frase recurrente que le sirve a María para ganar cada contienda, para superar cada escollo que esa nueva vida que eligió le presenta.
“ Donde las calles no tienen nombre” es una novela que engancha  desde sus comienzos y el uso de la primera persona permite un vínculo más estrecho entre el lector y la protagonista. Tiene una prosa simple, llana y si bien alterna el relato pasado con el presente para situar y conocer mejor a los personajes, el dinamismo de la trama no se altera y nos mantiene expectantes hasta su desenlace.

Opinión: 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario