Las huellas imborrables



Las huellas imborrables de Camilla Läckberg


Reseña: El hallazgo del cadáver de Erick Frankel, un historiador especializado en la Segunda Guerra Mundial, hace que Patrik deba compartir su licencia de paternidad con su trabajo policial. Por otra parte, Erica, su esposa, que ya tiene el alta de maternidad para volver a escribir, se interesa por conocer la verdadera historia de su madre al encontrar en un baúl los diarios de su juventud y una medalla nazi. A raíz del hallazgo de esa medalla es que Erica , días antes, había ido a visitar a Erick. A partir de la muerte del historiador una serie de dudas se desencadenan, inquietudes que Erica poco a poco las irá disipando hasta que la identidad del asesino quede desvelada.

Comentario: Esta novela es la quinta de la saga que tiene como protagonistas a Erica, la escritora y Patrik, el inspector.  Si bien hay dos investigaciones paralelas, la oficial que lleva a cabo la policía y la personal que trata de resolver Erica, es esta última la que da fuerza a la obra, al mismo tiempo que muestra el talento de la escritora para reconstruir una historia pasada que le da sentido a la presente. Sumergirse en los secretos, los misterios y las dudas sobre la vida de la madre de Erica es lo que va permitir resolver el homicidio del escritor.
Las huellas imborrables tiene la impronta de las mejores novelas de Camilla Lackberg: una combinación de intriga, suspenso y tensión hasta saber quién es el verdadero culpable.
Por otra parte, el ambiente familiar que recrea este matrimonio con su hija Maja, nos invita a conocer algunas peculiaridades de los suecos. A saber, se descalzan al entrar en una casa, tienen igualdad de  licencias para maternidad como paternidad. En este caso es Patrik el que está con permiso y, por consiguiente, tiene que encargarse de su hija.
Los libros siempre van más allá de lo que el escritor supone, cada lector lo apropia según su interés. 

Opinión:

También te puede interesar

           Elía Barceló                                                Carlos R Zafón                      
                                            




No hay comentarios.:

Publicar un comentario